Fuego y Tierra

domingo, 20 de abril de 2014

¿Han muerto las ideas?

¿Son las ideas perdurables? Me temo que no, que no tenemos el tiempo de los niños para ahondar e incorporar en nuestra mente y espíritu la trascendencia de algunas claves que nos ofrecen ciertas personas a las que sí se les permitió hacer el trabajo de orfebre de cincelar su pensamiento. 

Pero la falta de tiempo crea aborregamiento y alienación, crea desidia y alimenta las musarañas con las que tupimos no solo los ojos sino hasta la sensibilidad de las yemas de los dedos. 

Somos víctimas de nuestro tiempo y dejamos confiadas nuestras emociones o incluso nuestras epístolas a esa “nube” que, con nombre poético, no es más que un grupo de empresas que dirige nuestras vidas. 

Pero esa nube, como todas las demás, puede desintegrarse fácilmente y borrar en pocos segundos la memoria humana. ¿Nos encontraremos perdidos? Creo que no, simplemente porque al ser humano le sobra ya el pensamiento y la capacidad de acercamiento; el espacio inmenso de las horas en calma que permiten extender hasta la lejanía las sensaciones sutiles que nos ofrece la naturaleza. 

El halo de humanidad que describen los libros de otras épocas no lo encuentro entre los eriales inhóspitos que tejen el consumo y la ambición feroz de posesión que conducen a los hombres a las guerras y enfrentamientos y....sin embargo, nos hacen pensar que siguen existiendo buenos y malos, y trazan la geografía al gusto de las grandes compañías para presentarnos al resto de los mortales un cómic de dudosa veracidad.

Siento que tantas personas como somos no seamos capaces de rasgar las vestiduras a esa mentira que huele a podrido, por eso creo que las ideas han muerto.






















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores