Fuego y Tierra

miércoles, 18 de diciembre de 2019

Mi Destierro






Destierro es cuando las manos se acercan a otro cuerpo y te evitan. Destierro es cuando la mirada se hace ausente por falta donde encontrar asiento y descansar para merodear los aledaños con la inocencia de una sorpresa y la ausencia de los colores que inundan la melancolía de una infancia muerta.

Destierro es cuando la llama de tu vida se ha desesperado de ti y te olvida para posarse en otros juegos, en otros bosques y tú la miras sin el brillo de los ojos con los que hace tiempo la poseías y te hacía viajar lejos de la rutina que ni siquiera ahora reconoces porque tú ya formas parte de su desidia. 

Destierro es la forma de amar como nunca antes lo habías imaginado, con las manos vacías, con el vientre agrio con el amanecer ya nocturno y los recuerdos ocres, de tanto haberlos deseado.

Destierro es la palabra que te ignora, el pensamiento lejano, aquella mirada cuyo temblor ya hace tiempo permanece inerte y el paisaje que te ha absuelto de tu presencia porque tú ya nunca pertenecerás al hálito del viento que transforma las rosas en pensamientos.

Y aún permaneces allí...en ese asiento con el que tratas de aliviar las lágrimas que se deslizan sin conocer su rumbo, su destino ni su origen...tan solo están allí sin querer permanecer, tan solo dejar su huella para esculpir tu imagen de la que nunca nadie querrá saber nada, tan solo las flores que rodearán tu lecho, pero ...como tú, estarán muertas.



Isabel Martínez Pita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores