Fuego y Tierra

lunes, 12 de agosto de 2019

Muerte, extraña amiga mía



Muerte, extraña amiga mía, que en tus manos me recoges, muerte extraña amiga mía que me matas cada día y me nombras por mi nombre sin recomendación mía. 



Alimentas con tu veneno a los que me rodean para caer aletargada con tanta absurda batalla que no se libra si no que se soporta y te cambia el sello de tu rostro para pasar desapercibida. 



Aliméntate de las arañas que se nutren de tu sabia y sella tu asquerosa boca para no desperdiciarla. 



Muerte, querida amiga, que a mi lado te resguardas y me esperas para engullirme en tus asquerosas fauces antes de ser devorada y violada por la mentira que te da el color de tu mirada. 



Permíteme sonreír, extraña muerte mía, para aliviarme tan solo de la jornada y reírme de las palabras que se esparcen por capricho y la mayor parte de las veces sin saber que son puñales emponzoñados de miseria de las almas.



Muerte, extraña, amiga mía, no dejes que me muera que para la muerte yo ya estoy apresurada.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores