Fuego y Tierra

sábado, 7 de noviembre de 2015

Aliento Primigenio


Yo voy atrasada con el tiempo, desconexa, errática. Vago por los minutos como si fueran caminos interminables y, sin embargo, me muestran su cara más desagradable cuando encuentro las horas a las agujas pegadas interrumpiendo la armonía de los pensamientos que inundan mi silencio nocturno. 

Abunda más la tentación de poseer el espacio que la dicha de retenerlo en mi particular morada y proyecto mi mirada hacia la almohada para someterla a los sueños esquivos de una pertinaz mentira que alucina con quebrarme los sentidos hasta agotarlos y dejarlos hastíos. 

Pobres ilusiones sin sentido, que se desvanecen antes de recibir el aliento primigenio de vida, que diluyen los aromas innombrables de todos los paisajes perdidos y me llaman por mi nombre para reclamarme, para advertirme que la semilla agostada requiere del hálito que en mi alma se culmina. 




















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores