Fuego y Tierra

martes, 28 de febrero de 2012

A mi madre

A mi madre, que con su aliento marchita la sonrisa de los más pequeños que se enfunda con la piel que ella misma habita y la valora cual salvaje terciopelo adornado de tul. A mi madre, incapaz de tender la mano a quien la venera por el simple hecho de ser más grande que quien la adora. Fácil estratagema de adolescente inconsciente que no ha querido crecer. A mi madre, que con la ausencia de sus besos amamantó sus crías y después olvidó que su vientre dio vida. A la huella que los demás hemos arrastrado intentando ignorar los dilemas que nos ha secuestrado, para dejar que las lágrimas me arropen, que cuando descienden se funden con la tierra para transformarse en el ancla de melodías deshabitadas. A la madre que no tuve y sigo llorando su ausencia y hasta que la muerte me separe del destino que dio lugar a que me pariera. A mi madre...qué lástima que no me quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores