Fuego y Tierra

domingo, 22 de enero de 2012

A Nano, mi enigma

Tú estás aquí, llenado con tus ojitos negros los huecos profundos de mi alma y no me dejas sola y has sido capaz de formar parte de las luces que esperaba. Has llegado a mi vida para advertirme que la soledad es una quimera donde ninguna barca quiere arribar y que me necesitabas…lejana alba que en la que ya no pensaba.

Cómo dibujar tus bracitos cuando se aferran a mí, cómo explicar las mañanas que me dispensas con la alegría de la que ya no soy capaz si no estás tú para señalarla. Cómo expresar este hallazgo de haberte encontrado para que me dirimieras del letargo de la tristeza que tú has sabido borrar con tus juegos absurdos, con tus quejidos zalameros y el agradecimiento que sé que me das…si tú supieras el que yo te debo..mi pequeño animal….

Aquí te encuentras, a mis pies, y yo te elevaría a la Luna para ofrecerte lo mejor que tenga esta vida porque no sé si algún día podrás comprender el complicado lenguaje que distrae a los humanos, pero te mereces lo mejor y seré yo la que te recompense de tu soledad y te haga olvidar pasajes que ni siquiera quiero imaginar. Mi pequeño amor, a ti te debo saber amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores