Fuego y Tierra

viernes, 29 de junio de 2012

Cúpulas Góticas

Volver a mi Renacimiento, a las cúpulas góticas de mi espíritu buscando el Sol y así alentar algún otro mundo perdido. Los arbotantes son explosiones que me incitan a la ruptura del eje central del tremendo edificio que me sujeta a la tierra, son alas a la estructura a la que desean me aprisione para no volar, ni intentar siquiera escapar del lenguaje vulgar que atemoriza a las aves que se empeñan en emigrar.

Pintar con los colores destilados de las piedras y apoyar la extensión de mis manos en un lienzo para hacerlas viajar en un recorrido introspectivo. Fundirme en el abrazo inconmensurable de lo que el alma deposita en una ventana abierta y jugar a expresar pinceladas que construyen planetas para añadir caminos a mis pasos. Abrir sendas que nadie te puede robar, porque no hay ojos que perciban la sutileza y el entramado de su trabajo. 

Permitirme respirar las sales inconfundibles de las olas para recuperar mi tiempo olvidado y cubrirme, así cubierta, del latido imprescindible de la naturaleza. Acaparar lo inabarcable entre el tiempo y el espacio, para poder escapar del álgebra de las palabras muertas.

Este sueño merece unos segundos para ser sentido.













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores