Fuego y Tierra

jueves, 31 de mayo de 2012

Como las olas

Me retraigo a mi oscura soledad en cuanto  percibo el aliento del deseo, para no tener que ofrecer mi cuerpo como saldo de satisfacción. El calendario ya ha marcado el destino de la inútil historia de pasión que pudiera alimentar mi cerebro y, fuera de mis poros, anhelo, porque mis cuatro paredes dibujan los límites a los que aspiro y el techo es el cielo que no puedo alcanzar.

Aun así, me resguardo en los sabores que envuelven los recuerdos y forman las piezas con las que he de componer el puzzle de un futuro que ya depende de mi destreza, que comienza a ser luz tras una oscuridad de incertidumbre que me ha hecho cumplir años y atravesar túneles y, a ciegas, peregrinar en direcciones opuestas para llegar simplemente a concluir… que en mis manos está la respuesta.

Pero la travesía ha sido demasiado errática para comprender el sentido de mi existencia….tampoco tiene que haberlo…¿acaso los seres humanos somos algo más que moléculas al vaivén de pensamientos que como olas acarician la atmósfera para internarse en el mar? No hay nada mejor que coger la almohada….y olvidar.  












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores