Fuego y Tierra

martes, 9 de agosto de 2011

A lo que me ha llevado este perro



No pienso describir la soledad que recita mi perro con su mirada. No quiero agradecer sus suspiros y lamentar sus sollozos porque entristecería a los vivos con palabras huecas poseídas de melancolía vana.

Y entonces yo me pregunto, ¿qué hago con este alegato barato de hartura? Quizás distraerme o ejercitar la bravura de creer que soy alguien por juntar palabras, hummmmm.

Mi perro sospecha que estoy poseída de alguna locura y bajo la cerviz intentando a su mirada pasar desapercibida. Es inútil, descansa a mis pies con la boca dispuesta a lamer mis heridas.

Le alzo hacia arriba para hacerle creer que es una juerga la vida. No hay tu tía, solo desea que le saque al parque para correr con otro ser que se le parezca a él.

Bonita existencia a la que me aboca, yo que solo deseo dormir o aparentar que duermo. Abandono este texto que solo me conduce a la idiotez.

 
Huuummmm, a lo que me ha llevado este perro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Faros Atormentados

Mare Crisium





Seguidores